UN VERANO CON MASCARILLA Y PRUDENCIA

abuela a la ultima con mascarilla y vestido.

…y en un suspiro  se ha presentado el verano, no en fecha pero si en temperatura.

Un verano diferente, no peor, pero nunca igual a otros que hayamos vivido. Porque después del confinamiento  en nuestros hogares y de días interminables sin salír, hemos pasado a otro formato : fases de desescalada con restricciones concretas  pero arañando pequeños logros.

Y  hemos salido a la calle. Con mascarilla en el rostro y prudencia en los bolsillos  llenamos las terrazas, las avenidas y las playas, deseosos de recuperar el tiempo y la libertad que nos parecen perdidos, aunque nunca lo hayan sido del todo.

mi amiga Rosi con mascarilla entre flores y plantas
Otra abuela con mascarilla, Rosi la lleva con naturalidad y alegría.

Tiempo es algo de lo que andábamos escasos y se instalo en nuestro regazo de golpe y sin avisar.

Libertad es  algo a lo que tenemos  derecho, pero con una linea muy frágil entre lo personal y lo colectivo.

Y entre bizcochos caseros, tablas de gimnasia  y noticias inquietantes hemos acabado el invierno, atravesado la primavera y puesto un pie en el verano...en un verano atípico y algo extraño que nos ilusiona e inquieta a partes iguales.

Provistos de mascarilla, gel desinfectante y sentido común hemos de intentar que la situación de cada uno ( erte, desempleo, enfermedad ) no nos supere ni nos impida seguír con nuestra vida, aunque sea fácil de  decir y difícil de cumplir.

mi amiga Africa con mascarilla y ropa de verano
África , abuela con mascarilla y estilazo.

He de admitír que en fases anteriores ( ya he perdido la cuenta de las que llevamos ) he salido poco y con algo de miedo, pero ya no.

Vencer al virus no debe  ser solo una frase, sino una actitud y una consigna,  lo vamos a conseguír, estoy segura.

mi profesor de pilates con mascarilla preparado para dar clase
Mi profesor de Pilates , Aarón de @nutri4sport preparado para dar su clase con mascarilla y distancia.

Porque no podemos dejar que ningún virus de porquería nos robe  la ilusión de vivír, de trabajar, de bailar, de reír… de seguír disfrutando de lo que sea que nos haga felices cada mañana al levantarnos.

Retomaremos nuestros hábitos con todas las medidas de seguridad necesarias pero sin renunciar a lo que  es más importante para nosotr@s.

Y tú, que vas a hacer éste verano?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *