ABUELOS DE HOY: CUIDARSE ES OBLIGATORIO

Cuidarse no es frívolo, es necesario….y añado, obligatorio. Desde la salud hasta la estética. Por eso los abuel@s  debemos prestarnos especial atención, porque cumplir años es estupendo pero cumplirlos estando bien es mucho mejor. Y estar “bien” no solo es aplicarse cada mañana la hidratante más cara del mercado o cortarse el pelo a la última moda, implica mucho más.

 

el abuelo pasea por el borde del mar.
El abuelo está recuperado del cáncer que le diagnosticaron hace casi cuatro años…y añado, guapisimo.

 

Cuando cumplimos años empezamos a escuchar más a menudo palabras como hipertensión, colesterol, elasticidad, osteoporosis, serúm antiedad o lentes progresivas.

Todas nos alertan de algo…de que tenemos que prestar atención a las señales que nos  envia nuestro cuerpo. No solo a lo visible, lo que es más evidente: arrugas, canas o lentes que nos facilitan la visión, sino a lo que está más adentro: corazón, aparato locomotor, digestivo, reproductor,etc…todo aquello que no vemos pero que es de vital importancia.

A las pruebas me remito. El Montes (léase marido) ha pasado por un proceso de cáncer (última revisión O.K) que comenzó con pequeñas molestias al orinar y ambos, en nuestra infinita sabiduría (modo ironía) diagnosticamos ” un frío” que resultó ser un tumor  grave que requirió de radioterapia y braquiterapias (2) que es al tumor lo que el serúm al rostro, más producto concentrado más cerca de la zona a tratar pero pasando por quirófano, con unos estupendos resultados y una recuperación envidiable. Pero….podría no haber sido así. Por eso es tan importante revisarse cada cierto tiempo, una simple analítica puede marcar la diferencia entre algo leve y algo totalmente descontrolado o muy grave.

los abuelo pasean juntos de la mano.
Los abuel@s debemos cuidarnos, no solo la parte estética , sino lo que no vemos….lo esencial.

El deporte, en cualquiera de sus versiones, ayuda a mejorar la calidad de vida y se ha convertido en una motivación extra para mejorar no solo el cuerpo, sino también la mente. En procesos como el que ha tenido el abuelo, ha sido un factor clave de motivación e impulso para superar un periodo dificíl. En mi caso, son los ejercicios de  pilates y caminar a paso suave  los que me ayudan con mi espalda y mi maltrecha pierna.

maribel caminando por las calles de Torrelavega con calzado deportivo y ropa cómoda.
Caminar es unos de los ejercicios más saludables que existen y que no requiere apenas material específico, un buen calzado, ropa cómoda…y algo de música tal vez.

No necesitamos ser expertos en ninguna disciplina deportiva ni ganar competiciones, ropa cómoda y un calzado adecuado serán suficientes para comenzar a movernos si no tenemos hábitos  adquiridos anteriormente.

Igualmente, no debemos olvidarnos de la otra parte, la estética, la que llama la atención, la primera impresión.

Y no, no es frivolidad mostrar la mejor versión de si mism@  a cualquier edad, siendo fieles a nuestro estilo.

Elegir unas gafas que mejor armonicen con nuestro rostro o teñirse el pelo del color que más nos favorezca, si lo deseamos, son detalles que les dirán a los demás quienes somos y lo que queremos expresar.

Mimar y cuidar nuestro cuerpo forma parte de ese binomio Salud +Estética que va, o debería ir, de la mano; si te cuidas y quieres estar sano, también cuidas tu aspecto y quieres verte bien,no?

el marido de abuela a la última se aplica crema en la cara frente al espejo.
El abuelo cuida mucho su piel.

Si nos adentramos en el mundo del cuidado estético, descubriremos todo un universo de posibilidades. Desde aplicarnos una simple crema hidratante pasando por  tratamientos avanzados  con grandes concentraciones de principios activos de alta calidad que mejorarán nuestra piel e incluso recurrír a la cirugía, sea cual sea nuestra elección, el resultado que queremos es el mismo: sentirnos a gusto con nuestro aspecto, con nuestra forma de vivír, con lo que queremos proyectar de nosotros mismos y envejecer en las mejores circunstancias posibles.

Y si, a veces me puede la pereza, la desgana y resuena en mi cabeza eso de: consejos vendo que para mi no tengo….pero siempre vuelvo al punto de partida,que no es otro que debo cuidarme para poder cuidar a los demás.

Y a ti, como te gustaría llegar a la madurez?

                    Que la belleza sea consecuencia de tu salud. Martha Montaño.  

 

TRES GENERACIONES: ABUELA, HIJA, NIETOS.

 

 

VALENTINA/NIETA

Llegó una calurosa tarde de verano, era tan pequeña, que apenas sobresalía

de las manos de su papá. Fue la primera pero no la única, otro corazón latía junto al suyo, latido con latido, piel con piel.

Ella es la hermana mayor , El tiene unos minutos menos. Mismo día, mismo compás.

-Dulce, pizpireta, presumida y con un punto de timidez.

-Poco dormilona, inquieta y perfeccionista.

Su llegada revolucionó mi vida, mis primeros y únicos nietos pusieron mi mundo del revés.

Chupetes, biberones, pañales y ropa  diminuta se instalaron en mi casa y convirtió mi hogar en un caos maravilloso, lleno de blancos, beiges, rosas y azules; cunas, cochecitos, tronas y peluches han sido, principalmente, protagonistas de la decoración durante sus primeros años.

NICOLÁS/NIETO

El llegó justo después de su hermana, apenas unos minutos más tarde.

-Dormilón,tranquilo y muy cariñoso.

Nunca se separa de su hermana, donde Ella va, El la sigue o al revés. Siempre juntos.

ISABEL/HIJA

Ella es mi Enero, mi cumpleaños preferido. Llegó con el frío, el primer mes del año (mismo mes, mismo día que yo) y comenzamos un idilío que perdurará en el tiempo.

Fue una niña tímida aunque siempre estuviera rodeada de muchos otros niños, no recuerdo preparar una sola merienda, siempre con más niñas que entraban y salían  mil veces de casa (es un milagro que no quemasen el timbre). La gustaba ayudar a todas sus amigas (lo sigue haciendo) y cuidar de los hermanitos pequeños de las demás.

Estaba destinada a ser madre. Nos trajo amor multiplicado por dos. Y el destino quiso que su trabajo sea ayudar a los demás, acompañar en momentos duros, despedir, organizar, consolar. No la imagino haciendo otra cosa. Bueno, tal vez si. Su pasión. Creatividad y diseño. Trabajar con las manos. Decorar. Crear.

Mi hija Isabel con sus mellizos.

MARIBEL /ABUELA

A veces me miro en el espejo y no me lo creo. Abuela,yo?….pero si recuerdo mi infancia como si fuera antes de ayer!!!

Cuando ha pasado tanto tiempo? En que momento pasé de ser hija de…, madre de….y llegué a ser abuela de…

Mis mayores se fueron yendo poco a poco, algunos jóvenes aún, otros no hace tanto tiempo. Yo soy la próxima generación en marchar.

Que diferencia entre éstas tres generaciones!!!

Yo nací con la música de las folclóricas, la máquina de escribir(con papel de calco para hacer copias), el teléfono de centralita y la televisión en blanco y negro. Con programas como los Chiripitifláuticos o la Familia Telerín (que anunciaba la hora de acostarse), Un,Dos,Tres…responda otra vez o La Casa de la Pradera en las tardes de domingo (mi padre y yo llorábamos a mares).

Con la única  calefacción de la lumbre de leña y carbón y la goma con agua caliente que metíamos entre las sábanas para dormir calentitos.

Con las pesetas y la hucha de barro; con los vestidos y jerseys que me confeccionaba mi madre y que estrenaba en fechas señaladas (la fiesta del pueblo, Semana Santa, verano y Navidad). Y por supuesto, sin facilidad para viajar, puesto que no teniamos coche, eso vino después.

Mi hija nació en los 80, como los móviles, aunque para el ciudadano de a pie, llegaron un poco más tarde. Pero algunos teníamos teléfono fijo en casa y cabinas en las calles, radio casette en casa y coche ( teniámos un utilitario),  y video VHS para grabar nuestros programas favoritos.

Barrio Sésamo,David el Gnomo o Epi y Blas llenaban las tardes acabadas las clases. Y por supuesto, seguíamos con las pesetas, aunque entramos en la Unión Europea y se intuían cambios.

Valentina y Nicolás han nacido con el euro, los móviles de última generación, Google y Youtube, pantallas táctiles y  whatsapp.

Tienen calor o frío en casa con solo darle a un interruptor, posibilidad de viajar con sus padres a menudo , videollamadas aunque estemos cada uno en su casa o al otro lado del mundo y compras  “online.”

No hay mayor tesoro que el que llevo en mis manos.

Todos esos cambios en apenas 50 años?

-No teneís la sensación de que el mundo va demasiado deprisa y os estaís quedando atrás?

Yo, a veces si.

Cuando vuelvo  la vista atrás me pregunto donde quedó mi infancia, qué o quienes me han “robado” el tiempo?

Es el mundo tal y como lo conocemos mejor ahora? Tal vez si o tal vez gire tan deprisa que en mi cabeza resuena esa frase: 

                                               Paren el mundo, que yo me bajo.

 

Tres generaciones juntas.

 

 

PRIMAVERA : LA ABUELA Y LA MODA

Nos dirigíamos al colegio temprano, Ell@s en sus sillas y yo al volante, apenas unos minutos de trayecto, lo suficiente para una de nuestras charlas habituales, mis preferidas.

Valentina: Abuela, tú porqué siempre llevas boina?

Yo: Porque me gustan mucho y me veo guapa. Tú me ves guapa?

Valentina: Si, muy guapa.

Nicolás: Pero las abuelas no llevan boina.

Yo: Claro que si, las abuelas podemos llevar todo lo que nos gusta.

Nicolás: Abu, y tú porque llevas los pantalones rotos?… si no te has caído en el patio del cole !!!

Yo: Pues por que me gustan, cuando los compré ya estaban un poco rotos…

Nicolás: Abuela, tú eres vieja?

Yo: No, no soy vieja, soy mayor.

 

abuela a la ultima sentada en un banco con su boina roja y jersey de rayas
Con la llegada de la Primavera sacamos del armario prendas más ligeras y coloridas.

 

-Supongo que la palabra “vieja” saltó todas las alarmas. Me dispuse a explicarles que cualquier mujer ( y hombre ) se puede vestir como quiera, sea abuel@ o no, y tenga la edad que tenga. Pero me hizo pensar en cual es mi estilo a la hora de elegír mi ropa.

Clásico? No creo. Deportivo? No mucho, solo cuando voy a mis clases de Pilates llevo ropa deportiva y transpirable. Urbano? Puede ser.  Me gusta la moda ” más vestida” pero no siempre encaja con mi forma de vivir.

La verdad es que adapto la moda  a mi estilo de vida y sobre  todo, a lo que creo que más me favorece.

Éste año que ha pasado ( y lo que llevamos de  2021 ), si algo nos ha traido, es un pequeño cambio en nuestra manera de vestirnos. El confinamiento y las restricciones  nos han obligado  a estar mucho tiempo en casa, y por lo tanto utilizamos  mucho chandál y prendas de algodón, cómodas y prácticas, pero sin  olvidarnos  de darle nuestro toque personal.

abuela a la ultima con boina amarilla y vestida de negro
Prendas más serias “casan” con otras más atrevidas y con el toque de la boina resulta muy chic.

Las celebraciones y fiestas se pospusieron y la ropa más formal se quedó en el armario; quizá por eso una de las tendencias ahora mismo es combinar prendas más formales, e incluso de fiesta, con otras más deportivas e informales y así “sacar” a la calle lo que antes se destinaba exclusivamente  a bodas y celebraciones especiales.

En mi armario cohabitan en armonía trajes sastre con camisetas y sudaderas, pantalones y faldas de lentejuelas con otros más serios,  vestidos lisos o multicolores, blazers y los típicos jeans, eso sí, adaptando todo a mi figura, que una no tiene edad para improvisar looks , como cuando tienes 20 años y todooooo te sienta fenomenal.

pantalon negro de lentejuelas con zuecos
Las lentejuelas salen a la calle, y no para bodas o fiestas, si no para el día a día.

La moda cambia, nuestro  cuerpo también.

Sin olvidarnos del calzado, prima lo cómodo, y por eso las deportivas se han adueñado del asfalto, donde antes reinaban botas y zapatos,  ellas han llegado para quedarse.

Las zapatillas deportivas han conquistado la calle.

Multicolores, combinadas, con suelas XXL, ligeras, monocolor…existe tanta variedad, que es casi imposible resistirse a tener unos cuantos pares.

Mención especial merecen los complementos: boinas(nunca tengo suficientes ), bolsos, pendientes, broches, gorras,  guantes, sombreros… que en mi armario no pueden faltar y que pueden ” elevar” un look soso a  único y diferente.

Mi colección de boinas aumenta año tras año, me encantan.

A algunas abuelas nos gusta seguir las tendencias, y es fantástico, pero además contamos con un plus…las sabemos adaptar a nuestro estilo de vida, contamos con mucha experiencia.

Extravagante, atrevida, clásica, rompedora, vanguardista, deportiva , minimalista, tradicional o con estilo propio.… seas como seas, nada está prohibido si así te sientes cómoda y guapa.

abuela a la ultima con boina rosa y vestida de negro
Uno de mis looks preferidos, mezclas que nos parecían imposibles y que han tomado las calles.

Aunque de vez en cuando tus niet@s te digan:

-Abuela, porqué te has puesto un pantalón que brilla, si no estamos en Navidad?

    La edad no es una barrera. Es una limitación que pones en tu mente.

Jackie Joyner-Kersee